​MONTAÑA PARA TODOS, LA MONTAÑA INCLUSIVA

Categories: Blog, Deporte Inclusivo
475 Total Views

Madrid, 25/05/2023

Por Gerardo Sánchez Peña (Vice presidente FMM)

Hablar de montaña inclusiva es abrir un espacio desconocido, exótico, de exploración y aventura en el territorio que muchos de nosotros pateamos, escalamos, por el que marchamos, corremos, trepamos e incluso esquiamos y practicamos alpinismo, cuando la nieve aparece.

Supone acercarnos, no como héroes ni como protagonistas de hazañas fabulosas o de portada de noticiario, sino con el día a día de practicar el deporte que amamos en compañía, en plena solidaridad, algo tan propio y profundamente arraigado en el montañismo madrileño. Porque la montaña inclusiva supone el esfuerzo común de dos o más, el trabajo en equipo, y la preciosa recompensa de hacer una cumbre, escalar una pared, correr un trail… de una manera diferente, nada pomposa, pero llena de una felicidad interior difícilmente abarcable.

Podría definirse a la montaña inclusiva como el proveer los medios, la técnica y la compañía para que personas que por sus propios medios no puedan acceder a la montaña, lo hagan en igualdad de condiciones que el resto de los montañeros. Tradicionalmente se ha asociado la montaña inclusiva a las personas con discapacidad visual, y en esto la ONCE fue pionera hace ya años, pero el abanico es mucho más amplio: compañeros con dificultades motrices (esclerosis, ELA…), amigos con discapacidades cognitivas, colegas en situaciones de exclusión social, hay un largo etcétera para quienes la montaña es un universo diferente, libre, sanador, o al menos un lugar donde verse distintos al día a día. Ellos y nosotros.

Aunque la usamos, me resisto al significado clásico de la palabra guía. Cuando voy con un compañero me siento parte de un equipo que está explorando la montaña de una manera diferente, somos iguales, cada uno con nuestras peculiaridades físicas o cognitivas, pero aunados en un objetivo, sea subir un pico, correr, o simplemente sumergirnos en el poder telúrico de la sierra. Y el ascender a Peñalara, correr el Tres Refugios o patear los senderos del monte del Telégrafo en IGUALDAD DE CONDICIONES que el resto de montañero nos llena de un pequeño orgullo especial, sabedores de que quedan multitud de Anapurnas aún por ascender, y muchos de ellos están muy cerca de nosotros.

En Madrid, con el apoyo decidido de la FMM, cada vez más clubs se animan a probar y disfrutar la montaña inclusiva. El primero fue Bukaneros Solidarios, cuyo objetivo principal es acercar la montaña a personas con discapacidad visual. Y otros clubs madrileños, y un número cada vez mayor de montañeros voluntarios se animan a probar, a aprender las técnicas, a compartir las experiencias: Majalasna, Los Corzos, Cronos Villa son ejemplos de esta marea, sin olvidar a otros como Peñalara que facilitan la participación en las pruebas que organizan, o las asociaciones que son el nudo imprescindible entre el mundo de las personas no normativas y la montaña. En Madrid, la «Asociación  VillanaturalezaSolidaria», acerca a personas con movilidad reducida, con discapacidad intelectual o con déficit visual planificando rutas, enrolando voluntarios, formando pilotos y guías y sobre todo… montañeando. El pasado 21 de mayo, esta Asociación junto a voluntarios de Bukaneros Solidarios y de Majalasna acompañaron a Juan Antonio, afectado por una grave ataxia, y a Manolo, invidente total, a la cima del monte del Telégrafo. Es solo una más de las actividades que cada vez son más frecuentes en la Comunidad de Madrid, como las que organiza el grupo de montaña de la ONCE o las carreras en que participan los equipos de la FEDC, o los paraescaladores madrileños que son un referente a nivel mundial. Todo ello sin estridencias, sin titulares, simplemente disfrutando… todos en común.

Cuando voy con un compañero me siento parte de un equipo que está explorando la montaña de una manera diferente, somos iguales, cada uno con nuestras peculiaridades físicas o cognitivas, pero aunados en un objetivo, sea subir un pico, correr, o simplemente sumergirnos en el poder telúrico de la sierra.

Gerardo Sánchez Peña (Vice Presidente FMM)

Montañeros con discapacidad visual

Los discapacitados visuales han sido los primeros en acceder a los deportes de montaña

Montañeros con discapacidad motriz

Personas con discapacidades motrices, con condiciones como ELA o Esclerosis múltiple, también tienen acompañamiento en montaña.

Compañía, apoyo y técnica para incluir

No solamente se trata de dar acceso a personas con dificultades físicas, sino de ofrecer compañía, apoyo y facilitar técnicas  que permitan a todos, participar y disfrutar de las actividades de montaña.