MARCHA NÓRDICA: DEPORTE DE COMPETICIÓN

3.142 Total Views

Por Jorge Astasio Ávila- Entrenador de Marcha Nórdica

Campeón Madrileño 2023

La marcha nórdica es una de las modalidades deportivas de montaña más jóvenes de nuestro ámbito federativo. Las primeras competiciones comenzaron en el año 2017. En los primeros campeonatos autonómicos y nacionales, los deportistas marcaron la necesidad de una buena preparación física y técnica si querían optar a disputar los primeros puestos. Su preparación consistía en entrenamientos organizados por ellos mismos, con la ayuda de los algunos entrenadores técnicos que pautaron rutinas para la mejora de los aspectos técnicos.

En estas primeras competiciones, los ritmos que marcaban tanto la élite madrileña como la nacional eran exigentes, avanzaban a un ritmo promedio de 7:00 min/km en distancias de 12 y 14 km en diferentes terrenos y desniveles.

Evolución, actualidad y futuro

Durante el transcurso de estos primeros años la mayor parte de los participantes eran deportistas que alternaban la marcha nórdica con otras actividades y la practicaban como deporte cruzado. Con el paso de los años, el ámbito competitivo se ha especializado más en todos sus estamentos, subiendo el nivel deportivo año tras año en cada uno de los aspectos, convirtiendo a la marcha nórdica en el deporte principal de aquellos primeros entusiastas.

También es importante destacar uno de los aspectos más importantes para cualquier deporte como es el reglamento. En nuestro deporte, este documento indica los aspectos técnicos que el marchador debe cumplir en todo momento durante la competición, si no quiere ser sancionado. En él, se describen los principales errores y se indica como el equipo arbitral se los comunica al deportista.

Al igual que la competición, el reglamento está en proceso de actualización constante, los aspectos técnicos susceptibles de sanción durante estos años, han tenido algunos ligeros cambios, pero su base principal se ha mantenido. El objetivo de estos aspectos reside principalmente en, no permitir situaciones antideportivas al realizar una técnica que nada tenga que ver con la marcha nórdica y que esto permita una ventaja deportiva (correr, saltar, deslizarse, movimientos de marcha atlética) y, por otro lado, que el patrón de marcha utilizado por los deportistas muestre impulso activo y eficaz de los bastones, respetando la biomecánica de la marcha humana.

Después de 6 años de competiciones, la marcha nórdica es un deporte en plena expansión, con un aumento significativo de participantes y atletas, con pruebas de más de 300 participantes y con más oportunidades y niveles para competir (pruebas de Copa de España, Campeonatos de España y Copas y Campeonato de Madrid, Campeonatos de Selecciones Autonómicas, Campeonatos de Edad Escolar y pruebas internacionales de carácter no oficial), destacando en estos últimos años una gran participación de jóvenes deportistas que ven en la marcha nórdica un deporte de gran nivel.

Los jóvenes encuentran en este deporte una oportunidad de mejorar sus capacidades. La marcha nórdica permite a los niños y niñas aprender conceptos como la coordinación, el equilibrio, control del patrón motor, concentración y otros aspectos igual de importantes que el trabajo en equipo, el respeto y afán de superación. Todas estas cualidades hacen de la marcha nórdica un deporte de base que les ayudará en un futuro como deportistas, pero también en su desarrollo como personas.

Esta gran evolución también se ha dado en la profesionalización de los deportistas, aunque no puedan dedicarse exclusivamente a su preparación como atletas, dedican gran parte de su tiempo en su preparación física y técnica compaginando estudios o trabajo con el deporte.

Muchos son los deportistas de alto rendimiento de otras disciplinas deportivas, incluso atletas que han participado en Juegos Olímpicos, que destacan la dureza y exigencia de esta disciplina y la gran capacidad de adaptación y sacrificio necesaria para estar en los primeros puestos, sin nada que envidiar a otros deportes.

Alto Rendimiento: un trabajo multidisciplinar

En la actualidad la inmensa mayoría de los deportistas cuentan con un equipo multidisciplinar de especialistas con el objetivo de mejorar sus parámetros de rendimiento. Un equipo de entrenadores y preparadores físicos, preparadores técnicos y especialistas en salud y deporte como fisioterapeutas y nutricionistas. Todos ellos con un trabajo coordinado y en constante comunicación, marcando las pautas ajustadas a los diferentes momentos de la temporada.

Competición:atletas y datos

Un deportista de marcha nórdica que se encuentre en los 20 primeros puestos del ranking nacional, puede entrenar una media 6-7 días a la semana donde se incluye sesiones específicas de control y mejora técnica, sesiones de acumulación de kilómetros a un ritmo moderado, sesiones de fuerza, entrenamiento de series largas en altas intensidades y series cortas y explosivas.

Las competiciones autonómicas y nacionales se componen de circuitos de 3-4 km al que se le dan entre 4 y 5 vueltas haciendo un total de 12-16 km, el objetivo del diseño de estas pruebas es conseguir un correcto arbitraje por parte de los árbitros de recorrido. Podemos encontrar gran variedad de terrenos (arena, tierra, grava o asfalto) así como diferentes desniveles (desde pruebas con apenas desnivel hasta desniveles positivos de 500 m). Los deportistas de máximo nivel pueden alcanzar ritmos cercanos a 6min/km e incluso inferiores durante toda la duración de la prueba, siempre con un buen control técnico y moviéndose en unas altas frecuencias cardiacas.

Aunque podamos pensar que la marcha nórdica es un deporte sencillo y que cualquier deportista de otra modalidad deportiva puede destacar fácilmente en su ámbito competitivo, la realidad es que no es así, es un deporte exigente, que requiere una gran preparación y que, con trabajo y pasión, se puede conseguir los objetivos marcados.

La Marcha nórdica y su relación con los deportes de montaña

También se ha demostrado cómo los diferentes deportes de montaña tienen ciertas cualidades que permiten que cada modalidad pueda aportar ciertos aspectos técnicos y físicos en los diferentes parámetros de rendimiento deportivo.

En el caso de la marcha nórdica estas sinergias se producen principalmente en las carreras por montaña. En primer lugar, la técnica utilizada en la marcha nórdica ha demostrado ser la más eficiente a la hora de asumir zonas con fuertes pendientes.

Cada vez se puede ver más corredores que afrontan sus entrenamientos y competiciones utilizando bastones tanto en carreras de kilómetro vertical como en carreras de ultradistancia, ya que permite distribuir el esfuerzo físico en todo el cuerpo y porque permite un posición corporal más ajustada contribuyendo a un ahorro energético sin pérdida de rendimiento. En segundo lugar, la opción de deporte cruzado en momentos de mayor acumulación de kilómetros en períodos de pretemporada o en períodos de recuperación de lesiones.