HACIA UNA INCLUSIÓN PLENA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Categories: Blog, Deporte Inclusivo
753 Total Views

Por Guillermo Pelegrín Gómez

El año 2024 comienza con un avance muy positivo para nuestro colectivo, el de personas con discapacidad, en lo relativo a nuestro reconocimiento legal.

Los dos grandes partidos políticos de nuestro país, el PSOE y el PP, han decidido ponerse de acuerdo para reformar el artículo 49 de nuestro texto Constitucional por vía “urgente” por el cual somos reconocidos actualmente como “disminuidos físicos, mentales o sensoriales”. Este texto, se sustituirá por el término “persona con discapacidad”.

20 AÑOS DESPUÉS

La reforma, que se espera se haga efectiva a mediados de este mes de enero, y pese a llegar veinte años tarde (tiempo que el conjunto de nuestro colectivo lleva demandando la tramitación del cambio) supone un hito (como los que nos guían en los caminos de nuestras tan queridas montañas) bastante importante en la lucha, reconocimiento y garantía de la consecución progresiva de los derechos de las personas con discapacidad.

En primer lugar, porque la modificación responde a las necesidades y voluntades demandadas por nuestro propio colectivo que hace ya tiempo decidió dejar de emplear términos ambiguos como el de “minusválido”, “disminuido” o “pobrecito” en pro de un reconocimiento digno.

En segundo lugar, porque con la modificación se antepone la condición de persona a la situación de discapacidad, pues, antes que nada, y con independencia de las situaciones personales que cada individuo pueda padecer, somos personas. Exigimos ser tratadas como tal y queremos desarrollarnos plena y libremente en cualquiera de los entornos que decidamos frecuentar.

AVANZAR HACIA UNA SOCIEDAD INCLUSIVA

Así, la Administración deja de vernos como los “bichos raros que no se pueden mover bien” e intenta avanzar hacia la construcción de una sociedad inclusiva donde todos tengamos cabida.

No debemos olvidar que este cambio legislativo que se hace en el nivel terminológico, supone no el fin, sino el comienzo de un camino de reivindicación constante y colectiva, donde, de la mano de instituciones, Poderes Públicos y ciudadanía – con y sin discapacidad- debemos seguir trabajando conjuntamente, seguir luchando.

Sigue siendo necesario reivindicar la toma de conciencia social, la garantía del cumplimiento de nuestros derechos, la eliminación de las barreras arquitectónicas, la consecución de la accesibilidad global, la erradicación de las violencias de todo tipo, que nuestro colectivo sigue sufriendo, o la desaparición de los prejuicios y estereotipos con los que se nos trata. Todo ello, como comentaba anteriormente, en cualquiera de los entornos donde nos desarrollamos.

DEPORTE COMO HERRAMIENTA DE DESARROLLO

Me llamo Guillermo Pelegrín Gómez. Tengo 20 años y soy ciego. Uno de los ambientes en los que me desenvuelvo es la montaña. Soy paraescalador, actualmente compitiendo con la Selección Española de paraescalada y escribo este, primero de varios artículos para el blog de la FMM, para recordar la importancia que en toda la sociedad, y en concreto la relacionada con la montaña, tienen en estos aspectos, hacia una inclusión real. Porque las personas con discapacidad también importamos, además, el deporte supone una herramienta crucial para nuestro desarrollo personal, social, físico y cognitivo. A esto, dedicaré mis escritos en siguientes ocasiones, relacionando estas cuestiones con la carrera universitaria que curso: Trabajo Social. De este modo, tenemos una línea base sobre la que nos centraremos más adelante.

¡nOS «VEMOS»!