ERIKA Y JESÚS: UN BUEN TÁNDEM PARA LA MARCHA NÓRDICA ADAPTADA

1.222 Total Views

Por Mayte Minaya.

Vocalía montañismo inclusivo de la Federación Madrileña de Montañismo

(Foto cortesía CFB)

Madrid, 20/05/2024

Erika y Jesús participaron en el open de marcha nórdica celebrado en Madrid en día 12 de mayo. La primera vez para ellos y la primera competición en Madrid con este sistema de guiado NW-Blind.

El dispositivo de guiado bautizado como “Blind-NW” consta de sendos cinturones unidos por dos varillas elásticas y suficientemente rígidas, para permitir que la persona ciega o con discapacidad visual pueda seguir los movimientos de su guía, sin interferir en el desarrollo de la técnica propia de la marcha nórdica.

 

Erika es fisioterapeuta y una deportista innata, amante de los deportes en la naturaleza, miembro de MIA (Área de montañismo inclusivo adaptado de la FEDME) y con varias expediciones a grandes montañas en su haber. Miembro del club de Montaña Bukaneros solidarios, federada en la Federación Madrileña de Montaña. Es invidente.

Jesús es profesor jubilado de Educación Física, practica triatlón y compite a nivel nacional e internacional, en la categoría de veterano, con varias medallas en su haber. A partir de un curso de guiado para ciegos en montaña descubrió el mundo del montañismo inclusivo y quedó prendado de esta actividad. Federado por la Federación Aragonesa de Montaña pasa gran parte del año en la región.

A principios de año se iniciaron el aprendizaje de la marcha nórdica y sus técnicas, descubriendo una muy buena coordinación y soltura en el trabajo en equipo, y a pesar de que la postura erguida que exige este deporte es difícil de mantener para una persona invidente, el entrenamiento en pilates que practica Erika y la formación técnica recibida en marcha nórdica de José Manuel Veiga les animó a inscribirse en el open de Madrid de esta disciplina.

Sus expectativas en esta competición eran completar el circuito con el menor número de sanciones y avanzar en el proceso de coordinación del equipo, ya que, el sistema de NW-Blind implica aplicar la técnica de marcha nórdica en conjunto lo que supone un gran esfuerzo mental adicional para ambos.

Tanto para Erika como para Jesús la organización de la competición fue muy buena, el posicionamiento del tándem en un lateral de la prueba les permitió avanzar a buen ritmo sin tropezar con otros marchadores, y creen que es una disciplina deportiva donde personas con distintas discapacidades pueden competir y compartir con otros marchadores, ofreciendo además una mayor visibilización de la integración en el deporte.

A Erika le encanta la sensación de libertad que da el sistema NW-Blind por poder moverse con gran autonomía usando los dos bastones y por lo completo que resulta el ejercicio de la marcha nórdica.

Este verano, Jesús se va a centrar en su participación en campeonatos de España y del mundo de triatlón, para luego reincorporarse a la marcha nórdica adaptada.